La ciudad fue la puerta de entrada de la meseta a la Cora de Tudmir y, de ella, al legendario Valle de Ricote. Enclavada en un risco poco accesible al lado de la emblemática Atalaya ciezana. Allí, a un par de kilómetros de la Medina, en la otra margen del río, se encuentra la milenaria Segisa. La ciudad fue fundada por los iberos y colonizada con posterioridad por romanos y visigodos. El toponímico, de origen celta (Seg significa Victoria), con el transcurrir de los siglos y las civilizaciones derivó en Siyâsa (pronunciado Siasa en árabe coloquial), después, con la castellanización, en Cieça, para llegar a la época moderna como Cieza.  El ocaso de esta magnífica civilización se produjo veinte años después de la conquista castellana. Desde 1264 a 1266 se produce la sublevación mudéjar en el Reino de Murcia y Alfonso X recurre a su suegro, Jaime I de Aragón, para apaciguar el reino. Éste devuelve el reino a la Corona de Castilla, pero lleva a cabo una brutal represión. Siyâsa, junto con Lorca, pagarán las más terribles consecuencias. Al no someterse mediante un pacto, toda la población es expulsada de la Medina. Mas informacion aquí: http://cronicasdesiyasa.es/medina-siyasa-legendaria-joya-cieza/ 

Medina Siyâsa

Música mudejar s.XIII

Vista aerea con drone (                 )

Drone rojo.png

1/3